Entrevista a Margarita Argott Cisneros

Violencia comunitaria: combatirla es exponerla 

“El acoso sexual se comete en espacios masivos porque el agresor puede decir con mucha facilidad, “no ¿yo?, como crees” o solitarios, para que nadie se dé cuenta”

Margarita es la desarrolladora y coordinadora del programa “Viajemos Seguras en el Transporte Público”, auspiciado por el Instituto Nacional de las Mujeres del Distrito Federal. Los módulos de este programa reciben un promedio de 211 denuncias anuales por acoso sexual en el espacio público. Además, Margarita posee un amplio conocimiento del tema, pues ha coordinado cinco estudios sobre el tema de violencia sexual dentro de InMujeres.

Q. El acoso sexual ya está tipificado como delito en el Distrito Federal. ¿Me podría explicar qué está definido en la ley como acoso sexual?

A. El acoso sexual son todos los actos con fines sexuales que un sujeto ejerce contra otro, con quien ha establecido una relación de jerarquía no acordada.  Manoseos, tocamientos, exhibición de genitales. Éste puede llegar hasta la comisión de un delito. Otro tipo de violencia, diferente al acoso, son las miradas lascivas, las majaderías, entre otras acciones, que pueden ser consideradas preámbulos de una violencia mayor.

Q. ¿Este tipo de violencia sólo es perpetrada de hombres hacia mujeres?

A. No podemos hablar del ejercicio de violencia que hacen las mujeres de la misma manera que lo hacen los hombres. Por ejemplo, si a ti te asaltan en un taxi, generalmente no sólo te roban y golpean, sino abusan de ti o te violan, mientras que a los hombres los golpean. Sólo las mujeres sufren violencia sexual o acoso sexual.

Q. ¿Por qué estas acciones deben ser consideradas como violencia?

A. Porque el acoso es una expresión de desigualdad, ya que permite a un hombre amenazar y afectar la seguridad de las mujeres, al percibir que tiene derecho de hacerlo. El acoso afecta la integridad física, emocional y sexual de las mujeres.

El acoso genera varios daños en la víctima, sobre todo contra su bien primario: su cuerpo. Limita su movilidad, su derecho al tránsito, lo cual es una violación grave contra tus derechos. Vulnera y viola el ejercicio de libertades básicas de las mujeres. Por eso es una violencia.

Q. ¿Sólo las mujeres?, en Inmujeres ¿no han recibido denuncias de acoso por parte de hombres?

A. Solamente un hombre ha denunciado en Inmujeres, y le ayudamos porque se defendió contra el agresor. Hicimos alusión al derecho de víctima, y en el juicio hubo que argumentar perfectamente que fue en defensa propia. El resto de los casos ha sido de hombres contra mujeres, y de los pocos casos que hemos sabido de hombres como víctimas, los victimarios siempre son hombres.

Q. ¿Considera los piropos, comunes en nuestra cultura, parte de las actitudes del acoso sexual?

A. El piropo no tiene nada que ver. Sólo hablo de las majaderías sexuales, pues el piropo que implica un coqueteo se hace con permiso, es una relación acordada. Con el piropo, no sientes que la persona con la que estás interactuando te falta al respeto.

Q. En promedio, ¿cuántas mujeres denuncian por acoso en el Inmujeres en un mes?

A. El número de mujeres que denuncian es muy bajo. 180 a 200 denuncias reciben las agencias especializadas en delitos sexuales. En transporte público recibimos un promedio de 30 denuncias al mes. Una o dos por día.

Q. ¿Cuál es el perfil de las víctimas de acoso?

A. La edad de las víctimas es de entre 15 y 16 años, a 29 años. La mayoría de los probables responsables, tienen entre cuarenta y treinta y cinco años y cincuenta y dos años, pero estamos notando que ya hay agresores desde los quince años hasta los 76 años. Las víctimas son mujeres estudiantes o trabajadoras.

Q. Hay personas que consideran que tipificar el acoso sexual como delito puede promover que muchas personas se aprovechen de la medida, la cual tachan  de conservadora, ¿qué opina usted?

A. Hay un debate: la gente dice, bueno, ‘ya no voy a poder mirar a mi secretaria’ o ‘se pasan, las medidas son exageradas, ¿de qué me van a acusar?’ Hubo quienes dijeron: ‘esas medidas ¿qué fue lo que provocaron? que se creara una banda de aprovechadoras en el metro que extorsionaba a los hombres, acusándolos falsamente de acoso’…

Las medidas no provocan eso, los criminales siempre serán oportunistas. Quien lo dice usa el mismo argumento de que cuando te pones una falda, tú provocaste el acoso.

Son medidas de prevención de la violencia. No se está privando de la libertad a un sector de población, no restringen el libre tránsito, no se les está negando ni el servicio ni el tránsito a los hombres. La medida no es contra los hombres, sino para garantizar la integridad de las mujeres.

Q. ¿Qué recomienda que haga una mujer si se encuentra en una situación de acoso?

A. Que siga las reglas comunes de seguridad. Que se fije lo más que pueda en el agresor, que procure guardar la mayor cantidad de detalles y circunstancias, a pesar del susto, y solicitar apoyo cuanto antes. Si la víctima considera que tiene las condiciones para defenderse, que lo haga. Si es atacada en un lugar público debe gritar.

H1. Las estaciones del Sistema de Transporte Público del D.F. donde existen módulos de prevención y para combatir el delito de acoso/violencia comunitaria son: Pino Suárez, Balderas, Pantitlán, Hidalgo e Indios Verdes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s